Compartir

Los fiscales confiscaron documentos e interrogaron a un ejecutivo de Samsung Electronics, en medio del escándalo de tráfico de influencias que envuelve a Choi Soon-sil, amiga cercana de la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye.

Las oficinas a cargo de los asuntos externos de la corporación surcoreana fueron allanadas ayer en relación a acusaciones de favores ilícitos a la hija de Choi, Chung Yoo-ra, en negocios de la empresa con la Federación Ecuestre de Corea del Sur.

Un total de nueve sitios, entre la oficina de asuntos externos de Samsung Electronics, Park Sang-jin; la Federación y la Autoridad Carreras de Corea del Sur; así como casas de los funcionarios relacionados con la materia, fueron también allanados. Se trata de la primera vez en ocho años que la sede del mayor conglomerado del país es blanco de los fiscales, según la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

Los fiscales investigan acusaciones de que Samsung envió alrededor de 3.1 millones de dólares a una empresa propiedad de Choi y de su hija en Alemania, bajo el nombre de un contrato de consultoría para financiar la formación ecuestre de Chung.

En su primera reacción, Samsung aseguró ayer por la tarde que cooperará de manera con la investigación de la Fiscalía, y poco después Hwang Sung-soo, alto ejecutivo de la compañía, fue interrogado.

También Choi está siendo interrogada mientras continúa bajo custodia luego de que un tribunal local emitió una orden de detención formal en su contra la semana pasada.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here