Compartir

Luego de cuatro años, el Centro de Estudios Cinematográficos (CEC) ha logrado mantener sus operaciones con recursos propios. Esto le permitió concentrarse en el objetivo primordial por el que abrieron, la creación de cine independiente hecho en Jalisco mediante la preparación de talento para la industria.

El director y fundador del CEC, Andrés Díaz, consideró que la escuela ha aprendido sobre el camino varios temas para lograr una empresa sustentable: “Desde el principio se hizo un plan de negocios, estudios de marketing con metas, objetivos y número de estudiantes por periodos de tiempo, y el objetivo ha sido irlo cumpliendo”.

El CEC es un proyecto de cuatro apasionados por el cine (incluyendo a Díaz), los cuales decidieron invertir su dinero para abrir una escuela de cine formal, que “no diera solo cursitos”, en un edificio de la calle Morelos, en el Centro de Guadalajara.

La principal fortaleza de este lugar es su Licenciatura en Cinematografía, avalada por la Secretaría de Educación Pública, con un programa de estudios que abarca tres años en nueve cuatrimestres.

En el CEC también se imparten algunos talleres y diplomados sobre temas relacionados con el cine, como actuación, doblaje de voz, guión o producción cinematográfica.

Sus fortalezas

El director del Centro de Estudios Cinematográficos (CEC), Andrés Díaz, considera que su instituto tiene tres fortalezas que lo diferencian de otras escuelas de cine: que la mayoría de sus casi 35 maestros son además productores de cine y han hecho películas, la disponibilidad de equipo cinematográfico para que los alumnos puedan hacer sus cortos y largometrajes, y que los estudiantes aprenden haciendo películas, no solo con teoría.

Un ejemplo de esto último es la película “Páramo”, un largometraje filmado y producido en buena parte por egresados y estudiantes del CEC. La cinta ha obtenido premios y nominaciones en festivales de cine independiente como Los Ángeles Indie Film Fest, o San Benedetto, en Italia. Otro filme en el que participó el CEC es “Tomorrow”, una película tapatía que terminó su producción en agosto.

El cineasta y empresario aseguró que no han recibido recursos públicos de ningún tipo, excepto 200 mil pesos por parte del departamento de Industrias Creativas de la Secretaría de Cultura estatal.

“En mi opinión, la industria del cine solo puede crecer si tú crees en tu proyecto, si yo le pido dinero a Imcine para hacer películas, pero no hago películas yo, básicamente estoy diciendo que no creo en mi trabajo”, expresó.

EXPECTATIVAS

Abrirá maestría

A futuro, el CEC abrirá una maestría en Producción y Guion Cinematográfico, y buscará crear un largometraje cada dos años con el apoyo de sus estudiantes.

INFORMADOR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here