Compartir

El proyecto de la construcción de una unidad de atención para la salud mental de niños y adolescentes, que se anunció desde la pasada administración estatal, continúa sólo en papel y sin recursos para realizarse.

Contar con un centro especializado para el tratamiento e internamiento de niños y adolescentes es urgente, pues actualmente no existen suficientes espacios específicos para atender a este grupo poblacional.

El secretario de Salud en Jalisco, Antonio Cruces Mada, reconoce que esta unidad se encuentra en la agenda pendiente del Estado, pero que por la falta de recursos no se ha podido llevar a cabo.

Asegura que la atención en consultas, internamiento breve y seguimiento psicológico y psiquiátrico a niños y adolescentes está cubierto en el Centro de Atención Integral en Salud Mental Est ancia Breve (Caisame) del Instituto Jalisciense de Salud Mental (Salme).

Sin embargo, cuando se trata de un caso grave y de urgente internamiento, generalmente derivan a los pacientes a otras instituciones como el Hospital Civil.

“No es un área descubierta, pero definitivamente es necesario un centro de estancia prolongada infantil y adolescente aquí en el Estado de Jalisco. Podría ser punta de lanza para la atención en la región… sabemos lo necesario que es, pero la atención a los niños no se está dejando de lado”.

Uno de los lugares a los que derivan a los niños o adolescentes que requieren atención hospitalaria es, por ejemplo, el Antiguo Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde”, que se encuentra rebasado y sólo cuenta con dos camas para hospitalizar a este grupo de la población cuando pasan por una crisis de salud mental.

Desde que se proyectó, en la administración del gobernador Emilio González Márquez, la unidad de atención de salud mental a niños y adolescentes requería de una inversión de casi 70 millones de pesos para un edificio con 50 camas.

Cruces Mada reiteró que la atención que actualmente se brinda a niños y adolescentes en el Caisame Estancia Breve es de hospitalización de algunos días si el paciente lo requiere, servicio de paidopsiquiatría, apoyo psicológico y de trabajo social.

Señaló que en cuanto se cuente con algún recurso o se pueda meter en la cartera de proyectos de salud, la unidad de atención de salud mental a niños y adolescentes será una prioridad y en 2018 podría iniciar su construcción.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que dos de cada 10 niños y adolescentes en todo el mundo tienen un problema o trastorno mental.

Necesario, el apoyo familiar

Entre los males que arriban al Hospital Civil es el de intento suicida, que ha aumentado en los últimos años.

Aquellos pacientes que no tienen riesgo alto, cuentan con apoyo familiar constante y están vigilados, se les maneja de manera ambulatoria. En el caso de los niños que no tienen una red de apoyo familiar de confianza, se quedan hospitalizados hasta que baja ese riesgo.

Durante 2015, el servicio de paidopsiquiatría recibió a 105 niños con tentativa suicida, mientras que en 2014 la cifra fue de 84 casos.

Demasiados pacientes para el Hospital Civil

La falta de un centro especializado en la salud mental de niños y adolescentes provoca que instituciones como el Antiguo Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde”, se vean rebasados para atender a todos los pacientes que requieren cuidados especializados.

Actualmente, el área de paidopsiquiatría cuenta con sólo dos camas para hospitalización, pero se requieren más ante la alta demanda en el propio nosocomio, además de los pacientes que se derivan de otras instituciones.

El jefe del servicio de paidopsiquiatría, Miguel Ángel Flores Tinajero, mencionó que existe el proyecto de crear una unidad de salud mental de alta especialidad de la niñez y el adolescente en el hospital, pero no se ha logrado por falta de recursos económicos: “Tenemos poco apoyo gubernamental para que los directivos puedan desarrollar este proyecto”.

El plan incluye 13 camas, dos consultorios básicos y los profesionistas necesarios para cubrir las necesidades actuales de las personas que requieren de hospitalización, pues se atiende no sólo a gente de Jalisco, sino de Nayarit, Colima, Zacatecas y Michoacán.

“En este momento somos dos paidopsiquiatras. Teníamos una tercera pero salió, y también tenemos tres psicólogas de niños. Necesitamos más personal para cubrir los turnos vespertino, nocturno y de fin de semana. Ahorita sólo está el turno matutino”.

Si un paciente pediátrico llega en una hora en que no está abierta el área, se atiende temporalmente en otros servicios como pediatría o salud mental de adultos, mientras vuelve a iniciar el turno de paidopsiquiatría.

SÓLO ESTANCIAS BREVES
El IMSS se apoya con hospital San Juan de Dios

Por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), se cuenta con atención para niños y adolescentes en el Centro Comunitario de Salud Mental, donde se atiende de manera psiquiátrica a pacientes que, de acuerdo a su cuadro, pudieran ser tratados de manera ambulatoria.

Cuando el paciente requiere de hospitalización debido a la gravedad de su caso, se tiene un convenio con el hospital San Juan de Dios, ubicado en Zapopan.

Este nosocomio cuenta con 160 camas disponibles para la hospitalización del paciente adulto y 10 camas más para la hospitalización adolescente o pediátrica.

Ambas áreas, la pediátrica y la de atención a adultos se encuentran separados en cumplimiento a las normas de salud.

La atención que se brinda en el San Juan de Dios es breve; no se cuenta con una estancia prolongada y los pacientes son tratados en su fase crítica del cuadro, para después reincorporarse a su vida diaria.

Ciertas noticias son causa de estrés social

Una noticia como la del adolescente de Monterrey que disparó contra su maestra y compañeros y después se quitó la vida, siempre tiene repercusiones de estrés social o preocupación entre la sociedad.

Es por eso que el paidopsiquiatra Miguel Ángel Flores Tinajero recomienda que se hable del tema para disolverlo y que no haya especulaciones.

“Preguntarles a los hijos si ya tuvieron contacto con estas imágenes, preguntarles cómo están, qué piensan y qué sienten. Muchos adolescentes tienen buenas herramientas protectoras, dicen que es ‘algo aislado’, pero habrá otros que digan otra cosa”.

Admite que es difícil ocultar imágenes o noticias de lo ocurrido, pues no falta quién lo mande por alguna red social. Es ahí cuando los padres de familia deben trabajar en la inteligencia emocional con sus hijos y preguntarles cómo se sienten con un caso como ese.

La SEJ atendió a mil 200 alumnos sólo en 2016

A lo largo del 2016, el área de Psicopedagogía de la Secretaría de Educación en Jalisco (SEJ) atendió a mil 200 alumnos que presentaban algún síntoma de problema emocional o mental.

Las principales causas de estas atenciones fueron por problemas con la conducta o falta de disciplina en el plantel, trastorno por déficit de atención, trastorno desafiante, rezago educativo y depresión.

Todos estos temas son detectados por los maestros cuando ven algo descomunal en el comportamiento de algún alumno, como aislamiento, baja o nula participación en clase, irritabilidad, bajo rendimiento o violencia. Esta situación se dialoga con los padres para sensibilizarlos sobre la importancia de la atención.

La directora del área, Consuelo Segovia Reynoso, señala que si el tema es más delicado, se recomienda ir con algún paidopsiquiatra.

Admite que existen casos en los que los padres tienen cierta resistencia para aceptar que su hijo tiene un problema. “Cuando hay mucha resistencia, trabajamos con el niño, con el adolescente, y nos enfocamos a darle el servicio de apoyo al docente”.

Un derecho de los menores

Por considerar que se violentan los derechos humanos de los niños con problemas mentales, en 2010 la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ), hizo un pronunciamiento al Gobierno estatal y al Congreso local para garantizar la prestación de una atención integral médico-psiquiátrica, a las niñas, niños y adolescentes.

Atención del Salme

En 2016, Salme brindó dos mil 891 consultas a niños y adolescentes, con periodos diferidos a 60 días debido a la gran demanda de servicios.

Los trastornos más comúnmente atendidos son por déficit de atención (TDA), con o sin hiperactividad; la depresión y ansiedad; sociales o fobias; de conducta; por estrés; problemas de adaptación y bajo aprendizaje escolar.

GUÍA
Problemas en infantes y adolescentes

¿Cómo reconozco un problema mental o emocional en mi hijo pequeño?

Cada niño es diferente y puede presentar distintos síntomas:

Desaceleración en su desarrollo, dolores físicos, ideas de desvalorización, dificultades con su alimentación, subir o bajar de peso, cambios en el carácter, comportamiento caótico, impulsividad y agresividad que a veces se puede confundir con el trastorno por déficit de atención (TDA). La diferencia es que los niños son selectivos con su comportamiento; pueden portarse bien en la escuela y mal en su casa, o viceversa, lo que un niño con TDA no hace.

Tiene problemas como orinarse en la cama o en algún otro lugar que no sea el baño, retraso en aprendizaje, pesadillas y problemas del sueño, no quieren ir a la escuela, están tristes sin motivo aparente y llegan a desarrollar alucinaciones auditivas o visuales. Si ocurre este es urgente que el niño reciba atención.

¿Cómo reconozco un problema mental o emocional en mi hijo adolescente?

Cada adolescente es diferente y puede presentar diferentes síntomas:

Si es agresivo o violento, tristeza generalizada, tiene promedios muy bajos, o se aíslan y buscan encerrarse con sus redes sociales o videojuegos.

Otros signos son que ya no quiera ir a la escuela, porque quizá tiene problemas de aprendizaje o sufre de acoso escolar, no quiere ayudar en las tareas de la casa, cuando antes sí las hacía, no se quiere bañar, tiene dolores intensos, como de estómago o de cuerpo, y por más que lo ven especialistas no les detectan ningún problema físico o tienen problemas del sueño.

¿Cómo se puede atender la salud mental de niños y adolescentes?

Los centros para el control y prevención de enfermedades emiten las siguientes recomendaciones para cuidar la salud mental de los niños y adolescentes.

Mamá y papá: Debido a que conocen a su hijo mejor que nadie, es importante que, si identifican alguna actitud diferente en su hijo en casa, en escuela o con sus amigos, se apoyen con un profesional de la salud.

Niños y adolescentes: Es importante que sepan la importancia de cuidar la salud física y mental. Si algo les enoja, les preocupa o les provoca tristeza, que no teman hablar de sus sentimientos con alguien a quien le tengan confianza.

Personal de salud: Tener un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado es de gran relevancia, por lo que hay que utilizar los recursos disponibles para ello.

Maestros o personal administrativo de la escuela: Es en la escuela donde en muchas ocasiones se identifica el problema, por lo que es importante que se detecte al niño y se le brinde ayuda, a la par del trabajo con sus papás y profesionales de salud mental.

Un trastorno mental ¿qué impacto tiene en los niños?

Al ser afecciones crónicas que pueden durar toda la vida, es necesario dar un diagnóstico y tratamiento tempranos a los niños y adolescentes, de lo contrario, se hará más difícil la convivencia en la escuela, con sus iguales o en el hogar. También estos problemas pueden interferir en su desarrollo y salud en general, hasta continuar en su adultez.

Fuente: Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés)

LA FRASE

“Los maestros deben saber de ansiedad, de depresión, de psicosis, de trastornos de aprendizaje, de problemas de coordinación, para poder identificar algún signo en un niño”.

Miguel Ángel Flores Tinajero, jefe del servicio de paidopsiquiatría del Antiguo Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde”.

INFORMADOR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here