Compartir

General Motors Company (GM) está en pláticas con el gobierno de Estados Unidos para exponer el daño que ocasionaría a la industria automotriz local la aplicación de un impuesto fronterizo tal como lo ha propuesto Donald Trump, reveló Mary Barra, CEO de la compañía, en una conferencia telefónica con analistas.

“Estamos ayudando a los legisladores (de Estados Unidos) con información para crear propuestas que serán positivas para la economía de Estados Unidos, y mantener los vehículos accesibles”, indicó Barra.

“Dentro del tema de la reforma tributaria, el impuesto (a los autos) es un área que ha atraído la mayor atención y especulación. En esta etapa hay una gran incertidumbre en cuanto a qué propuestas serán realmente promulgadas. En este punto, lo único que podemos ofrecer es una visión de alto nivel de nuestra evaluación de la industria y la imagen actual del abastecimiento de General Motors”, agregó la ejecutiva.

El presidente Donald Trump ha dicho que fijará un impuesto a los automóviles fabricados en México y que tienen como destino los Estados Unidos, al considerar que las empresas que mueven su producción fuera de la Unión Americana les quita empleos a sus conciudadanos.

La CEO global de GM destacó que mantienen un diálogo muy constructivo en favor de la industria. “La administración realmente nos está escuchando”, añadió.

El sector automotriz estadounidense depende de la materia prima y de las partes que se fabrican fuera de ese país, pues en promedio el 50% del contenido de un vehículo armado en la Unión Americana es foráneo, destacó Barra.

INFORMADOR.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here