Compartir

ICA propuso a sus acreedores convertir 58.1 por ciento del total de su deuda, que suma más de 64 mil millones de pesos, en acciones nuevas a emitir, muestra el plan de reestructura financiera preconvenido revelado ayer por la constructora.

Además, el empresario David Martínez, dueño de Fintech y quien pactó un préstamo convertible de 215 millones de dólares con la compañía en junio de 2016, podría alcanzar 40 por ciento en el capital de la firma, al asumir que un crédito de 107 millones se convierta en capital entre junio de 2018 y junio de 2019.

El programa de refinanciamiento de pasivos de la compañía que dirige Guadalupe Phillips Margain considera el pago de cerca de 26 mil millones a sus acreedores, cerca del 39% del total del pasivo, pero con quitas de casi el 91%.

Según estimaciones de los analistas, la dilución en el precio de las acciones de ICA podría ser de casi 100 por ciento, sobre todo por las emisiones que va a realizar.

El pasado viernes, ICA reveló que presentó una solicitud de concurso mercantil con plan de reestructura previo, suscrita por la mayoría de sus acreedores y apoyada por las subsidiarias ICA Tenedora, Constructoras ICA, Controladora de Operaciones de Infraestructura y Controladora de Empresas y de Vivienda.

De acuerdo con el último reporte anual de ICA enviado al público inversionista, ICATEN fue creada en marzo de 2017 como parte del proceso de reestructura, la cual es dueña de la mayoría de los activos de la compañía matriz y es obligada solidaria de sus pasivos, como lo son los bonos corporativos y el préstamo convertible.

Según el plan de reestructura, la deuda de ICA asciende a más de 64 mil millones de pesos, repartidos en créditos garantizados, comunes, bonos, pasivos con proveedores, obligaciones solidarias, créditos subordinados y fiscales entre cinco de las subsidiarias del grupo.

“Llaman la atención dos cosas, dice la empresa que va a mantener las operaciones de las subsidiarias de manera regular y va a ejecutar los proyectos que se le habían asignado y tiene la posibilidad de participar en futuras subastas, por lo que se descarta que se quede sin capital de trabajo en el transcurso del concurso mercantil”, dijo Juan Carlos Minero, director de inversiones de Black WallStreet Capital.

“Lo siguiente es el crédito de 215 millones de dólares con Fintech, que es muy posible que no le logren pagar y se termine reconvirtiendo en acciones”, añadió el experto.

Derivado de sus problemas financieros, en los últimos 18 meses la otrora constructora más grande de México redujo en 65 por ciento su plantilla laboral, bajó 60 por ciento sus gastos corrientes y vendió algunas de sus divisiones, como ICA Vivienda.

La compañía, que incumplió con el pago de bonos en el exterior por mil 350 mdd en diciembre de 2015, propone convertir todas sus notas y deuda a proveedores a pesos. También dividirá a estos últimos en grupos esenciales y no esenciales. Aquellos en el primer grupo recibirán su pago total lo más pronto posible, mientras que los del segundo serían tratados como todos los demás acreedores.

La constructora planea registrar un flujo libre de efectivo positivo hasta el 2021, ya que para el periodo 2017- 2020 prevé acumular un déficit de ocho mil 40 millones. El hecho de que ICA haya presentado su solicitud de concurso mercantil con un acuerdo previo o preconvenido con acreedores, le permitirá acelerar procesos y salir más rápido de dicho concurso, dijeron expertos.

INFORMADOR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here