Compartir

Tradicionalmente, el principal motivo para la digitalización ha sido el ahorro en costes que supone la eliminación del papel. Sin embargo, no se ha tenido en cuenta la optimización de procesos que suponía, según la última encuesta realizada por la consultora Drewry.

Las facturas electrónicas no necesariamente son más precisas. Para ello, se requiere un elevado nivel de captación de datos, empezando por las órdenes de compra y la línea de embalaje, pero también garantizar el mismo valor que la documentación en papel en términos probatorios y de facilidad de intercambio.

El reto más inmediato es averiguar cómo eliminar los documentos en papel que no son exigidos legalmente pero contienen información relevante, como las notificaciones de llegada o los contratos spot.

Las iniciativas de digitalización en el comercio mundial llevadas a cabo por Maersk e IBM y por Ericsson buscan proporcionar datos escalables utilizando la tecnología ‘blockchain’, mediante la puesta en marcha de una red de usuarios que colaboran teniendo en cuenta los mismos protocolos seguros.

No obstante, generar y compartir datos de forma segura implica un coste y requiere una clara gestión de la información para poder definir un modelo de negocio sostenible. La mayoría de los encuestados por la consultora consideran que el coste de monitorización de la mercancía debería ser incorporado al de la carga y que el mercado tendría que aceptar este pago.

Redes de confianza y sistemas colaborativos

Un gran número de actores digitales están ya comprometidos con el desarrollo de redes de usuarios fiables, como Bolero o essDocs con el conocimiento de embarque electrónico, o Ariba y Tradeshift con la factura electrónica.

Por su parte, los proveedores B2B a gran escala como WiseTech, Descartes o GT Nexus están conectando su base de datos con sistemas de gestión del transporte colaborativos. A esto se suman los grandes gigantes del comercio electrónico, como Alibaba o Amazon, que están diseñando estructuras sin papeles, desde el proceso de compra de los artículos hasta la entrega y el pago.

El problema sigue residiendo en las aduanas y otras entidades transfronterizas, que aún exigen documentación en papel. Por ello, las iniciativas para la implantación de sistemas de comunicación portuarios y la ventanilla única aduanera tratan de facilitar la adopción de mejores prácticas y estándaresen el entorno internacional digital B2B.

En este contexto, las soluciones deben adaptarse a las diferentes regiones geográficas, que se mueven a diferentes velocidades dependiendo del grado de digitalización e integración entre los sistemas de la Administración y los de las empresas. La batalla digital se libra ahora entre la economía y el comercio.

mexicoxport.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here