Compartir

Radi Kaiuf quedó paralítico en 1988 durante su servicio militar. Hoy, sigue paralítico… pero puede caminar. Kaiuf usa un exoesqueleto desarrollado por la firma israelí ReWalk.

Se trata de un robot portátil que se ajusta al cuerpo y proporciona movimiento impulsando la cadera y las rodillas para permitir que las personas con lesiones de la médula espinal se mantengan erguidas, caminen, giren y suban y bajen escaleras.

La empresa ha desarrollado seis ediciones de su producto, el ReWalk 6.0 fue lanzado a mediados de 2015 y fue el primero en llegar al mercado minorista a un precio de 70 mil dólares y suma más de 350 unidades vendidas.

INFORMADOR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here