Compartir

Samsung Electronics Co. prevé un estancamiento del crecimiento en mercados clave así como un aumento de las incertidumbres en torno al proteccionismo comercial y las fluctuaciones de divisas.

En su discurso anual de Año Nuevo, el vicepresidente y corresponsable ejecutivo de Samsung, Kwon Oh-hyun, animó a sus empleados a aprender de sus costosos fracasos, en un momento en que el gigante de la electrónica intenta recuperarse de la dañina debacle del 2016 en torno al teléfono inteligente Note 7.

“No deberíamos pasar por alto ni el más pequeño de los problemas en la calidad del producto”, ha declarado Kwon en la sede de la empresa en Suwon, Corea del Sur. “Recuperemos nuestro orgullo al mejorar los procesos de fabricación y las inspecciones de seguridad”.

La tendencia del Note 7 a incendiarse provocó una retirada de artículos mundial y el producto estrella fue finalmente desechado.

El fiasco le ha costado al principal fabricante de teléfonos inteligentes del mundo más de US$ 6,000 millones y ha llevado sus beneficios en su negocio de móviles a un récord a la baja en el tercer trimestre.

La empresa se ha visto también involucrada en alegaciones, que están siendo investigadas por los fiscales surcoreanos, de que la fusión de sus dos afiliadas en el 2015 podría haber recibido un tratamiento de favor por parte del gobierno.

Mientras Samsung ha estado combatiendo este tipo de desafíos, sus rivales se han centrado y han estado invirtiendo en tecnologías clave para el futuro, como la inteligencia artificial o los grandes datos, ha agregado Kwon.

Ha pedido a sus empleados que ayuden a que la compañía extienda su liderazgo tecnológico a través de una innovación continuada y la mejora del negocio.

GESTION.GE

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here