Compartir

El alto riesgo que representa transportar mercancías por las carreteras del país ha propiciado que los costos de las pólizas de seguros del transporte de carga se eleven hasta en un 200 por ciento e incluso varias aseguradoras han decidido ya no prestar ese servicio.

La delincuencia ha expandido su margen de maniobra; antes se enfocaba al hurto de productos comestibles, ropa o electrónicos y ahora también ataca al transporte de materias primas y de piezas como autopartes, provocando una pérdida de competitividad en la industria y el traslado de estos mayores costos a los precios finales de venta para el consumidor, informó la Confederación de Cámaras Industriales.

Entre 2014 y 2016 el robo al autotransporte de carga en carreteras creció 179%, según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema de Seguridad Pública, y la expectativa de la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga (Canacar) es que durante 2017 el fenómeno crezca otro 37%.

Producto de esta tendencia, las empresas aseguradoras han incrementado el costo de las pólizas hasta en un 200% en este periodo, llegando incluso a tomar la decisión de ya no asegurar las unidades de carga. Miguel Elizalde Lizárraga, presidente de la Comisión del Transporte de Concamin, detalló que el número de aseguradoras del transporte de carga se redujo de 15 a sólo cinco en la actualidad.

Industriales y transportistas unidos hicieron un llamado urgente a las autoridades para atender el problema con acciones concretas. Piden tipificar el delito de robo a transporte en carreteras como federal y no como delito de fuero comun; revivir el Programa Nacional de Seguridad en Carreteras y coordinar la comunicación y estadísticas entre ministerios públicos locales, procuradurías estatales y autoridades federales.

“Faltan medidas contundentes por parte de las autoridades federales, sí hay sensibilidad sobre la problemática pero faltan acciones concretas y la iniciativa privada estamos en disposición de colaborar para coordinar información entre todas las partes”, dijo Lizárraga a El Financiero.

Expuso que un incremento en los costos no sólo afecta la capacidad operativa de las empresas de carga, sino también perjudica la distribución de insumos que componen la cadena productiva de la industria, lo cual impactará el precio final de los productos que consumen las familias mexicanas.

INFORMADOR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here