Compartir

En México sí hay más participación de mujeres en la política, en el ámbito empresarial y social, sin embargo, no ocupan los cargos importantes, pues estos son tomados por los hombres, por lo que ser una mujer empresaria no es fácil, asegura la presidenta de la asociación Mujeres Proyecta, Leticia Ramírez Fruchier.

Junto con la Federación de Mujeres Profesionistas y de Negocios de México A.C., Mujeres Proyecta encabezará el XLVIII Congreso Nacional de Mujeres Profesionistas y de Negocios, el próximo 27 de julio, en Guadalajara.

“No ha sido fácil y mucho menos es fácil para las mujeres, nosotras tenemos que demostrar dos, tres, cinco veces más que cualquier hombre, y la verdad nos enfrentamos a muchas dificultades, escuchamos muchos discursos donde se habla de igualdad, de no discriminación, de no violencia, pero cuando te enfrentas a la vida real es otra cosa”.

En el congreso se tomarán temas como el quehacer profesional y empresarial de las mujeres, el empoderamiento y la capacitación para el emprendimiento de profesionistas, amas de casa, emprendedoras, estudiantes y cualquier ámbito en el que se encuentre la mujer.

La asociación pretende que el congreso logre poner en agenda el tema de las oportunidades para las mujeres, sobre todo en los puestos donde se toman decisiones.

Mujeres Proyecta inició el 8 de marzo del 2016 y actualmente tiene 90 socias activas de todas las edades, así como una lista de espera de 50 más.

“Las mujeres tenemos esa fortaleza que no nos detiene nada, sí existen más mujeres, pero en los puestos de tomas de decisiones siempre son los hombres, en las cúpulas empresariales, cuando tú ves un presidium rara vez hay una mujer”.

El congreso contará con diversas ponencias, paneles, conservatorios y mesas de trabajo en temas de relevancia para las mujeres, y se contará con la presencia de 200 mujeres representantes de asociaciones en todo el País.

Ejemplo de empoderamiento

Después de tener una vida que consideraba cómoda, plena y resuelta, Hilda Susana Ramírez Álvarez, ahora de 57 años, tuvo un giro inesperado y se vio en la necesidad de retornar a sí misma para salir adelante, como ella misma lo cuenta.

Ella tiene tres hijos, uno de ellos con discapacidad motora y un trasplante de riñón, pero eso no le ha impedido para ser un joven emprendedor.

Cuando Hilda se hizo cargo de sus hijos se enfrentó a la negativa para conseguir empleos, por no contratar a mujeres maduras. Fue entonces cuando con el apoyo de amigas, desde el año pasado pertenece a la asociación Mujeres Proyecta, en donde apoya a otras féminas.

“Anteriormente era co-dependiente económicamente, ejercí 17 años la docencia, pero tuve que dejarla para dedicarme a mis hijos y me perdí en ese inter, ahora he retomado mi seguridad, actualmente estoy apoyando al 100% a mi hijo Darío, con su empresa el Baúl de Darío”.

Hilda promueve diversos productos para mujeres, es emprendedora y trabajadora en pro del poder femenino, como tesorera de Mujeres Proyecta, para demostrar que “sí se puede”.

“Soy una mujer feliz, me siento realizada como mujer, como madre, porque veo a mis hijos cómo están creciendo, me siento realizada como ser humano porque puedo acompañar a alguien más, como mujer, porque puedo compartir mi historia de vida, y sé que a muchas mueres las va a ayudar a sentirse empoderadas”.

EL INFORMADOR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here