Compartir

Retirados de la empresa Intel, los ingenieros jaliscienses Jesús González López y Ramón Contreras Hinojosa se juntaron para aprovechar su tiempo libre. Así, idearon un proyecto para crear una fresadora de bajo costo que ayuda a la industria local y nacional, especialmente las Pequeñas y medianas empresas (pymes).

Es la historia de Daptta, una empresa creada en 2014 cuyo éxito actual radica en el diseño y venta de fresadoras. Una fresadora es una máquina que corta metales para hacer piezas, las cuales son muy utilizadas en las industrias aeronáutica, automotriz, zapatera (las suelas se hacen a partir de moldes creados en una fresadora) y del plástico (los objetos que utilizamos, a su vez, proceden de moldes de metal hechos por una fresadora).

Una fresadora es una máquina cara, que llega a valer hasta un millón de pesos. Las fresadoras de Daptta apenas cuestan 12 mil dólares (217 mil 80 pesos al tipo de cambio actual), por lo que están siendo muy solicitadas por talleres de tornos locales, proveedoras de la industria electrónica, empresas que quieren capacitar a su personal en el uso de la maquinaria sin comprometer su producción, y hasta para enseñar a los futuros ingenieros industriales de México.

Actualmente, en la empresa laboran diez personas, principalmente ingenieros mecánicos, eléctricos y de mecatrónica de las instituciones educativas más importantes de Jalisco. Ya han vendido 10 fresadoras a nivel nacional, y esperan vender de 24 a 35 máquinas más en lo que resta del año, debido a la gran demanda del mercado.

De acuerdo con Ramón Contreras, socio fundador de Daptta, la máquina se enfoca en tres mercados principales: para los pequeños y medianos talleres que no tienen maquinaria controlada por computadora; para las empresas que quieren hacer trabajos especiales a clientes sin parar la producción de sus fresadoras principales; y para las universidades que quieran capacitar a sus alumnos en el uso de estas herramientas.

Generan experencia para estudiantes

El Parque Tecnológico del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) es la sede permanente de Daptta desde mediados de 2016, y ha sido un lugar donde han sido auxiliados en temas de mercadotecnia y manejo administrativo del negocio. Daptta está abierto para que más ingenieros hagan sus prácticas profesionales y aprendan más sobre procesos industriales.

Así pues, Daptta es un ejemplo de la calidad del trabajo de los ingenieros jaliscienses. Según Ramón Contreras, estos son tan capaces como cualquier ingeniero del mundo.

“Hemos trabajado con muchachos que vienen de muchas universidades, y luego tienen que trabajar con muchachos de India, China, Estados Unidos, Israel, y algo que puedo decir es que los mexicanos no le piden nada a nadie, nuestros ingenieros son tan buenos como en cualquier otro lado del mundo”, afirmó.

Informador

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here