Compartir

Luego de que Ford anunciara que producirá la próxima generación del modelo Focus en China, el representante de Comercio Exterior de Estados Unidos, Robert Lighthizer, dijo que es una decisión “muy preocupante” y advirtió de posibles medidas de su Gobierno.

El modelo se iba a producir en México, pero cuando la empresa automotriz dijo que iba a cambiar de sede, al parecer el Gobierno estadounidense creyó que la llevarían a su país, tras la advertencia que hizo el pasado mes de enero el mandatario Donald Trump, de imponer altos aranceles a las automotrices que no produjeran en el país del Norte. “Lo encuentro muy preocupante. Quiero revisarlo y ver qué incentivos hay ahí. No me parece que tenga sentido”, subrayó Lighthizer en una comparecencia en el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes.

El responsable de Comercio Exterior agregó ante los legisladores que “si la decisión se tomó por razones no económicas, entonces creo que el Gobierno debería tomar medidas”. Ford indicó el pasado martes que con el traslado se ahorrará mil millones de dólares y que la mayoría de los nuevos Focus que se venderán en Norteamérica a partir de 2019 procederán “inicialmente” de China. La empresa automotriz anunció en enero que produciría el Focus en Hermosillo, cuando señaló que cambiaría de lugar, la decisión fue interpretada como una concesión a Donald Trump. EFE Insiste en el proteccionismo Tanto durante la campaña electoral como desde su llegada a la Casa Blanca en enero de este año, Donald Trump ha insistido en el proteccionismo comercial y nacionalismo económico como una de sus prioridades de Gobierno.

En su primer día como presidente, retiró a Estados Unidos del Tratado de Transpacífico, acordado por su predecesor, Barack Obama, con once naciones del Pacífico; y ha comunicado al Congreso su intención de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en vigor desde 1994 con Canadá y México, pues —a su juicio— es injusto para las empresas y trabajadores estadounidenses. El día de ayer, el mandatario estadounidense justificó que su gabinete esté lleno de millonarios y grandes empresarios diciendo: “es gente con grandes mentes empresariales y es por eso que los necesitamos, para que el mundo no se aproveche de nosotros”. Agregó que no quiere en esos puestos a personas con una mentalidad de pobres: “Amo a todas las personas, ricos o pobres, pero en esas posiciones en particular, simplemente no quiero a alguien pobre, ¿tiene sentido, no?”.

INFORMADOR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here